Las 36 cámaras de Shaolin (1978)

SECCION SANGRE AMARILLA por CHURRI

Titulo original: The 36th Chamber Of Shaolin

Director: Lau Kar Leung

Productor: Run Run Shaw

Compañia: Shaw Brothers

Guión: Ni Kuang, Eric Tsang Chi Wai

Director de acción: Lau Kar Leung

Interpretes: Gordon Liu Chia Hui, Lo Lieh, Lau Kar Wing, Wilson Tong Wai Shing, Wong Yu, Lee Hoi San, Henry Yu Yeung, Hon Gwok Choi, Wai Wang, Austin Wai Tin Chi.

Comentarios: Ya desde el comienzo, Las 36 cámaras de Shaolin sabes que te enamorará… en él, aparece un soberbio Gordon Liu practicando intrincados movimientos plenos de control y fuerza con las anillas de acero, con el bo bajo la lluvia (una escena realmente bella), repetidos y contundentes ataques de puño ralentizados bajo una cascada, otra escena visualmente impresionante, o, en un paisaje casi lunar empuñando la pala del monje… escenas magníficas que a un amante del género o a un practicante de Artes Marciales nos harán estremecer, y sabemos que será una gran película de kung fu. Y es que Las 36 cámaras… es una de ésas películas calificable, sin miedo a exagerar, de histórica, de icono del cine de Artes Marciales. Para muchos, es la mejor y más influyente película de éste género jamás rodada, y logró tales cotas de calidad que fué imitada hasta la saciedad. Aquí sí podemos decir que hubo un antes y un después de Las 36 Cámaras… pues en ella confluyen todos los factores para convertirla no sólo en una película de éxito de su género, si no en una gran película, sin matizar.

Su director es el grandioso Lau Kar Leung, espléndido actor y asesor de la película, un genio de las Artes Marciales con una concepción totalmente novedosa de cómo dirigir éstas películas, con sus característicos planos largos y planos secuencia que mantiene a veces durante toda la duración de los combates, con luchas intensísimas y prolongadas, con armas o sin ellas, acompañado de sus habituales cámaras lentas, que permiten distinguir gran multitud de detalles que, a velocidad normal, no se perciben. Lau es un excepcional maestro en el arte de filmar combates increíbles, pues siempre cuenta con expertos luchadores. Aquí escogió a un espléndido Gordon Liu, su hermano adoptivo y discípulo en la vida real, en un papel tan adecuado a él que, hasta hoy, es más recordado como el monje calvo de La Trilogía de las Cámaras (con Regreso a la Cámara 36 de Shaolin y Discípulos de la Cámara 36) que como el peludo héroe de Shaolin contra ninja. Como malvado, uno de los mejores. No el mejor, el genial Hwang Jang Lee, aunque Lo Lieh es uno de los más memorables villanos de las Artes Marciales y, como secundarios, un reparto de lujo: Lau Kar Wing, Austin Wai, Lee Hoy San, Henry Yu Yeung… y él mismo. Con tales especialistas, el verismo marcial de la película está plenamente garantizado.

Su argumento es muy trillado, pero esto, bien llevado no falla nunca: La venganza, pero al que llena de matices novedosos. Estamos en Canton, invadida por los manchúes. El General Yin (el propio Lau) un patriota, intenta matar a un alto cargo manchú, pero cae en una emboscada del General Tien Ta, un perfidísimo Lo Lieh, genial malvado, como siempre. Ambos luchan, y podemos comprobar la excelente técnica con los daos (sables gemelos) de Lo Lieh, y con el hacha de Lau. Tras ello, vemos que Liu Yu De (Gordon), hijo de un próspero comerciante es un simpatizante de la causa contra los invasores. En su búsqueda de rebeldes, los manchúes matan a su padre. Liu, malherido y lleno de dolor, huye al templo Shaolin. Quiere aprender kung fu y vengarse… y algo más. Liu, llamado por los monjes San Ta, consigue, en sólo cinco años, tal dominio del kung fu que logra una cierta autoridad en el templo, y solicita al abad la creación de la trigésimo sexta Cámara. San Ta (personaje histórico, según el rico folklore chino), quiere instruir al pueblo en las artes del kung fu para que pueda luchar contra el invasor… pero la película hace hincapié en el aspecto no agresivo de los monjes, que se niegan a inmiscuirse en las luchas que asolan el exterior, y le castigan a postular dinero para el templo, pero al llegar a su ciudad, halla a los malvados que asesinaron a su familia y tiranizan a la población…

La película obtuvo varios premios: Mejor director, mejor actor, mejor acción marcial, mejor vestuario… Ahonda no sólo en las facetas más físicas y marciales del kung fu, si no en muchos aspectos de su ideología, disciplina, espiritualidad, y hace especial ahínco en su matiz más recordado y celebrado, sus titánicos entrenamientos, que dejan en mantillas los sufridos por Jackie Chan a manos de sus extraños maestros… Asistiremos al largo proceso de aprendizaje de San Ta, con imágenes eternas como éste intentando comer arroz sobre un haz de cañas de bambú, cruzando sobre el agua, batiendo el gong con la caña de bambú y su pesa, hiriéndose los costados con los cuchillos mientras acarrea agua, golpeando con su cabeza pesados sacos de arena (y al inolvidable monje de la mano de acero), las cámaras de brazos, piernas, espada y bastón…

En verdad, Las 36 cámaras no abunda en frenéticos combates marciales, pues su gran peso descansa, en verdad, en los férreos ejercicios de las 35 cámaras. Los combates tardan en llegar, pues San Ta, al comienzo, desconoce totalmente el kung fu y debe practicar varios años para llegar a un nivel de conocimiento que le permita ejecutar su venganza, pero cuando casi aúllas pidiendo combates, éstos llegan. Los primeros y espléndidos contra el Maestro Kua, Administrador de Justicia (Lee Hoi San, espléndido, como siempre, en su sempiterno papel de monje), su gran rival dentro del templo, contra el que luchará una y otra vez en combates cada uno superior en fuerza e intensidad al anterior, como el que les enfrenta armado San Ta con la pala del monje, y Kua con sus hu die dao (sables cortos), o cuando San Ta inventa el sansetsukon (bastón de tres secciones articuladas) que usa contra Kua con espléndidos resultados, y luego veremos a San Ta luchar contra docenas de manchúes en la ciudad, o el inevitable y extraordinario combate final contra un pletórico Lo Lieh. Gordon muestra aquí su maestría con todo tipo de armas así como en sus combates a mano desnuda.

En resumen, una película espléndida, espectacular, algo alejada (para bien) de las inevitables pero vacías películas con cientos de combates y demostraciones marciales, pero mucho más satisfactoria que éstas. Gordon demuestra no sólo ser un gran luchador, si no un convincente actor… y la película es soberbia, pues atesora valores que la llevan mucho más allá de la típica película de Artes Marciales… una película imprescindible, que os recomiendo, sin temor al fallo, a todos vosotros.

Churri.


About these ads
Esta entrada fue publicada en Reseñas cine de los 70s, Sección Sangre Amarilla, Shaw Brothers. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Las 36 cámaras de Shaolin (1978)

  1. oscar dijo:

    estoy sacando una copia al dvd del curso, ok emilio mañana hare todo lo posible por ir a clase y te paso el dvd original de juanma. saludos oscar

  2. NicoGiraldi dijo:

    Churri, eres un torpedoooorrr… que maravilla de reseñas…animate y hazme una similar de alguna peli de la IFD o la Filmark

  3. pallollo dijo:

    muy bueno churri en tu debut con emi, fantástica reseña, ¡bravo!
    le tengo un cariño especial a esta película, no me cansaría de verla.
    grande gordon liu.

    gracias cracks!

    • Anónimo dijo:

      Pallollo, amigo mío queridísimo, me doy golpes en el pecho, perdona que no te haya contestado antes, pero no recordaba que aquí se podían comentar las reseñas… soy un necio ignorante, pues.
      Y te agradezco enormemente tus cariñosas palabras… opinamos igual, mi gran amigo, Las 36 Cámaras de Shaolin es una de las películas más excepcionales del cine de Artes Marciales… y como tú, yo también le tengo un enorme cariño. Sin duda, es una de las películas de A.A. M.M. que más veces he vistoy más me han gustado. Muchas gracias pues, y un gran abrazo de tu amigo Churri.

  4. martin lee dijo:

    es muy buena y ademas tiene una segunda parte
    tambien muy buena,este gordon liu la verdad es que es bueno

  5. Pingback: Retorno a Shaolin (1980) « Saca Tus Sucias Pezuñas de Mi Tatami

  6. Pingback: Listado de peliculas « Saca Tus Sucias Pezuñas de Mi Tatami

  7. eloide dijo:

    me encanta

  8. zarca45@holmail .con dijo:

    donde la puedo ver?

  9. JOSE RUBIO dijo:

    muy buen análisis,aunque lamento decirte que el villano no es hwan jang lee!!pero ni de asomo…en todo caso,gracias por tu página.esta muy bien hecha y para todo fan de este cine,entre los que me incluyo,es una auténtica delicia.

  10. Pingback: Gordon Liu sufre un grave accidente cerebrovascular « Saca Tus Sucias Pezuñas de Mi Tatami

  11. Rolando Rams Alvarez dijo:

    es una exelente pelicula,maravillas demostraciones majistrales por los artistas marciales,es un filme que se puede cojer para base material de estudio en las nuevas escuelas marciales de hoy en dia que se ha ido perdiendo la tradicion como lo referia el maetro vargas Lee en un comentario realien de dojo en TV en 2012,soy admirador de este stilo y megustaria que se hicieran filmes de este tipo para que la nueva generacion vea los entrenamiento que hay que pasar para pasr de cinta o de nivel.

  12. Pingback: D.E.P Lau Kar Leung | Saca Tus Sucias Pezuñas de Mi Tatami

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s