Un dia cualquiera en el Wing Chun.

3535939138_0532791bec

Muchas veces me pregunto, ¿Por que amo tanto las artes marciales?, no es una pregunta retorica, es simplemente un estilo de vida, es un sentimiento dificil de explicar pero fácil de transmitir, muchas somos las personas que la practicamos sin importar la disciplina, nos une un mismo espiritu, el afán de superación.
Este articulo se aleja un poquito del marco habitual del cine de Artes Marciales, pero siempre quedando el mismo fondo incoparable, el Kung Fu, ya que me gustaria compartir mi experiencia personal de un dia cualquiera.
Son las 19:30 horas de la tarde algo se empieza a mover dentro de mi como cuando el estomago empieza a reclamar comida, mi cuerpo comienza a activarse casi intistivamente, en eso momento dejo mis vaqueros negros, camiseta y tenis de vestir para ponerme comodo con mi vestuario de Wing Chun, es bien sencillo, acostumbrado a tantos años del caluroso Dobok, unos pantalones y camiseta negra de la Asociación Wing Chun Whong Shun Leung Spain es todo lo que necesito junto con mis mas que rotas pero añoradas zapatillas.
Termino de preparar el resto de bolsa: guantaillas, espinilleras y algo de bebida isotonica para refrescarse.
Ya son las 19:50 aún tengo tiempo de sobra y nuestro local esta al lado de casa, pero ya no aguanto más, es hora se salir a practicar, durante el camino me doy cuenta de que ando mas rápido de lo normal mis piernas parecen saber conocer su objetivo, las ganas y la ilusión me remueven por dentro al igual que cuando era un chaval de 6 años que corria al colegio para practicar Taekwondo, ese espiritu no se pierde, esa felicidad en la que te sumerges por un instante es inigualable, ya se convierte en algo tuyo, insustituible. Son esos los instantes que cuentan de verdad, los que te llenan por dentro haciendo que las pequeñas cosas cotidianas tengan realmente su sentido, no importa el resto del dia, si las cosas han ido bien o mal, si llueva o tengas calor, todo se para durante 1 hora para dedicarse a lo que uno realmente necesita.
Entramos en nuestro local, y ya todo huele a hogar, nuestro Sifu, como siempre, ya esta esperando, realizando los preparativos para una buena sesión de Kung Fu, realizas unos pocos calentamientos mientras empieza a llegar gente y comienzas a saludar, te sientes en familia, en familia de Kung Fu.
A diferencia de otros sistemas que estudié, el Wing Chun no trata con tanta rectitud los honorables ritos de otras Artes Marciales, es algo más espontaneo pero igual de sastifactorio, saludamos al Sifu y nuestro compañeros cerrando nuestra palma sobre el puño derecho, señal de respeto, sin embargo como fuentes que beben sobre el mismo agua la mecanica se asemeja a muchos otros. Los hermanos menores (Sidai) son los que están delante para poder apreciar mejor los movimientos de la forma Siu Lim Tao, su significado es “Pequeña idea” pero su profundidad va mucho mas allá, su aprendizaje es casi ilimitado, ya que el cuerpo, la respiración y la mente se deben unir en un solo uno, la energia empieza a fluir por todo el cuerpo reecargando y encediendo los motores de los musculos, el sudor comienza a hacer acto de presencia, algo que no dejara de estar ya hasta el final de la clase, la concentración es vital y muchos maestros comparan el ejercio de la forma siu lim tao con el mismo chikung ya que el trabajo es similar.
Una vez terminado comienzan las pautas de clase, la forma con la que nuestro Sifu nos enseña y nos muestra tanto las tecnicas como el significado del Wing Chun es el que hace que todos nosotros mantengamos en aumento nuestra pasión por el Kung Fu, la devoción y la pasión con la que nos contagia son inigualables empapándonos en todo momento de la importancia de estas, no se trata como una figura autoritaria, el respeto y el afecto es algo que se demuestra, no que se exige, y solo él sabe como mostrarlo de una forma natural, es la guía y la referencia para todos los que estamos allí, no solo basta la practica ya que es en las palabras, en su filosofía, en donde nos impregna de toda su importancia,, cada clase es diferente y cada momento es diferente hay que saber adpatarse y renovarse, los principios del wing chun son claros en palabras de nuestro Sikung Dai, Wong Shun Leung:

  • “intercepta lo que viene, persigue lo que se va, cuando las manos se liberan de obstrucciones , ataca institivamente”.
  • lanza tus puños por la linea mas corta y que tu ataque sea lo mas directo y simple posible.
  • no perrmitas que tu enemigo dicte tus propias acciones, no seas pasivo.evita darle la occion de atacar primero e impidele la oportunidad de diriguir la situación
  • en el combate no seas impaciente, no lances tu ataque hasta que haya una distancia de un paso entre tu y tu contrario, despues lanza un ataque repentino.
  • preparate fisica y mentalmente para encajar uno o mas golpes.
  • evita la vacilacion a toda costa, solo aquellos que vacilan son golpeados.
  • no utilices patadas altas.
  • abandona excesivas ideas preconcebidas con respecto a la pelea.
  • ganar una pelea depende en gran medida de lo duro y persistente de tu entreno , tu voluntad de vencer , la perseverancia, la potencia fisica y la confianza.
  • “corazon calmo y refinado al respirar”.pelea serenamente con control total de mente y cuerpo.

Extraido de la web de la Asociación, para conocer mas detalles no dudes en visitarla: aqui.

El Wing Chun te mantiene fresco, despierto, atento, mejora tus reflejos, tu rapidez, podriamos estar toda la mañana numerando sus cualidades pero si hay una por encima de todas, es que te hace mejor persona. La experiencia se trasmite de Hermano Mayor (Sihing) a Hermano Mayor (Sidai) como en tantas peliculas de Kung Fu Clasico se pueden ver, es una de los aspectos que mas me llamarón la atención, el compañerismo y la humildad, conceptos muy basicos pero que te llenan espiritualmente. La clase avanza y se torna su final, te secas el sudor y repones el aliento despues de varios agotadores pero graticantes asaltos de Chisao, “manos pegajosas”, el ejercicio base del Wing Chun en donde junto con un compañero aplicas todo lo aprendido, no es un combate ni una pelea, sin embargo te pone en la situación constante de alerta, tu poros se abren, tu mente se vacia, y tu cuerpo empieza reaccionar institivamente, disfrutas a la vez que aplicas los conceptos, son solo 10 minutos lo que dura ya que la clase da a su fín, esto se acaba, saludas de nuevo a tu Sifu y cambias tu sudada camiseta por otra seca, estas satisfecho por que has llenado tu hueco tu necesidad imperiosa de Kung Fu, vuelves caminando a casa, reflexionando, pensando en lo aprendido, con una sonrisa de oreja a oreja, te sientes de nuevo como un niño chico, y te das cuenta cuales son lo valores mas importantes de una vida.
Y por ultimo darle las gracias a todas las personas, ya sean maestros, compañeros, amigos… por enseñarme el camino del Kung Fu.

Anuncios

6 thoughts on “Un dia cualquiera en el Wing Chun.

  1. OLE CON OLE LAS COSAS BONICAS QUE NO TIENEN PRECIO!!!!!!!!!!!!!!

    CUANTO SABES EMI, TB ERES UN GRAAAAAAAAAAAN EXPERTO WING CHUN!!!!!!!! CUAAAAAAAANTO SE APRENDE LEYENDOTE!!!!!
    TE SIGO POR AQUI EH! Por cierto, yo tb me siento un poco CHISAO algunas veces jejejeje

    BESACO MARICONAAAAAAAAAASOOO!!!!

    muaaaa

  2. Unas palabras muy profundas, de alguien que siente muy dentro lo que son las artes marciales y el sentido que para ti tienen. Muy cierto que es un estilo de vida y con el que disfrutas desde muy niño.

    A seguir disfrutando de ello. Ojalá más gente tuviera este mismo sentimiento, seguro que nuestra sociedad sería más pacífica y entenderíamos mejor el día a día de las cosas, mirando en nuestro interior.

    Modo filosófico OFF, jeje.

    Un saludo amigo!

  3. BUENA GENTE MI FAMILIA WING CHUN
    SALUDOS A TODOS Y QUE BUDA OS GUIE SIEMPRE PARA LA VICTORIA EN LA LUCHA.

  4. Am… ola 😀 ps io no practico Wing Chun pero ps me identifico bastante con tu día en el Wing Chun i me trae muy gratos recuerdos de cuando entrenaba Kung Fu, ahora tengo poco tiempo, pro sigo tratando de entrenar solo pq estarás de acuerdo, es algo que no se puede dejar.

    Saludos desde México

Los comentarios están cerrados.