Ashes of Time Redux (1994 – 2008)

Otros Titulos:  Dung che sai duk (Ashes of Time) (Ashes of Time Redux)

Genero: Acción. Drama. Romance | Artes marciales. Cine épico

Pais: Hong Kong

Compañia: Beijing Film Studio / Jet Tone Films / Pony Canyon / Scholar Films / Tsui Siu-ming Productions

Director:  Wong Kar-Wai

Productores:  Catherine Chan Si-Kan, Jeff Lau Chun-Wai, Shu Kei

Música:  Frankie Chan y Roel A. Garcia.

Actores: Leslie Cheung (Ouyang Feng), Tony Leung Ka Fai (Huang Yaoshi), Brigitte Lin (Murong Yin/Murong Yang), Tony Leung Chiu Wai (espadachín ciego), Carina Lau (Peach Blossom), Charlie Young (chica), Jacky Cheung (Hong Qi), Maggie Cheung.

Comentarios: Ashes of Time (CENIZAS DE TIEMPO) es un multipremiado fracaso del director Wong Kar Wai que, no obstante esto ha conocido, ya dos montajes, a cada cual más incomprensible. La película podría ser definida como un drama romántico disfrazado de swordplay o como un wuxia de arte y ensayo, lo que en ese sentido la emparentaría con el Hulk de Ang Lee -única película de superhéroes que se ha movido dentro de parámetros similares-, pero como desgraciadamente ambas fueron incapaces de conectar masivamente con su público teórico, seguramente quedaran como únicos exponentes de este sub-sub-género.

La cinta tiene una estructura de episodios interconectados que, además, no presentan una cronología lineal. Y esto, sumado a la tradicional dificultad de los occidentales para diferenciar los rostros asiáticos, contribuye a que resulte muy confusa. De cara a facilitar su digestión vamos a proponer algunas claves interpretativas. El eje de la película es el “amor perdido” y si es o no es mejor recordar u olvidar. Todas las situaciones encarnan alguna faceta de este dilema, enhebrándose las distintas narraciones a través del personaje de Ouyang Feng (Leslie Cheung), un asesino refugiado en un desierto entre montañas.

Next

Ouyang Feng (Leslie Cheung)

Los personajes proceden de una novela de caballería de Louis Cha, “The Legend of the Condor Heroes”, de la que “Ashes of Time” funciona como precuela. Obviamente el conocedor de la obra tendrá una experiencia distinta al visionar la película, ya que allí se produce la experiencia de recordar lo que está por venir. Si alguno está interesado en conocer la historia madre, las adaptaciones fílmicas son Story of the Vulture Conqueror (1958), The Brave Archer / Kung Fu Warlords (1977) y The Eagle Shooting Heroes (1993). Esta última además tiene un script del propio Wong Kar Wai y el mismo casting que Ashes of Time, aunque los actores no interpretan los mismos papeles. También existen series de televisión y hasta un cómic “Return of the Condor Heroes” de Asiapac books y disponible en inglés.

“Ashes of Time” es un intento de darle peso y dimensión emocional a los personajes de la novela a través de la composición de bellas imágenes, música evocadora y creando sensación de introspección mediante la voz en off. Las imágenes saturadas de Christopher Doyle o la música de Frankie Chan y Roel A. Garcia son atípicos para los estándares del cine de artes marciales. Los valores de producción son perfectamente compatibles con el cine norteamericano de mayor calidad técnica. Lo mismo ocurre con el diseño de producción del nominado al Oscar, William Chang. Para la parte marcial también se había contado con un especialista de alto copete, Sammo Hung, pero el montaje de William Chang y Patrick Tam habría dañado lo que se presumía debía de ser una de las habituales buenas performances de uno de los mejores directores de acción que han existido (Ip Man, Kung Fu Hustle, The Prodigal Son, etc, etc).

La cinematografía de Christopher Doyle

La acción comienza con la visita anual que Huang Yaoshi (Tony Leung Ka-Fai) realiza a Ouyang Feng, en su exilio del desierto. En esta ocasión ha traído consigo una olla de vino mágico que supuestamente borra la memoria y le plantea a Ouyang Feng la siguiente conclusión, que el sufrimiento es un producto del recuerdo y que por tanto sin la memoria se puede ser feliz. Así que le ofrece beber de la copa del olvido. Ouyang Feng simula aceptar la oferta, pero en realidad solo Huang Yaoshi beberá, empezando inmediatamente a perder sus recuerdos.

Poco después, Huang Yaoshi coincide en una taberna con el Espadachín Ciego (Tony Leung Chiu-Wai). El guerrero le dice que había jurado matarle en la siguiente ocasión en que se encontrasen, pero como Huang Yaoshi no le reconoce le dejará marchar. En la siguiente escena empieza el lío, ya que parece que refleja un periodo cronológicamente anterior al de esta. Aquí se produce el encuentro entre Huang Yaoshi y Murong Yang (Brigitte Lin) -también en una taberna- y con la particularidad de que el personaje de Murong Yang es interpretado por una mujer, Brigitte Lin, quien desde su éxito como travestí en Peking Opera Blues (1986) se abonó a interpretar roles masculinos. Huang Yaoshi, ebrio y seducido por la apariencia de Murong Yang, le dice que si tiene una hermana se casará con ella. Ambos se citan para el compromiso, pero Huang Yaoshi nunca se presentará.

Huang Yaoshi (Tony Leung Ka-Fai)

Murong Yang contrata entonces a Ouyang Feng para que asesine a Huang Yaoshi en represalia, pero su hermana Murong Yin convencida de que todo esto ha sido culpa de su hermano, también contrata a Ouyang Feng, aunque en este caso para asesinar a Murong Yang. Al final Ouyang Feng rechaza ambos encargos por demasiado enrevesados y Murong Yang/Murong Yin acabará convirtiéndose en un solitario y mortífero espadachín, que en la saga de libros de Louis Cha es conocido como Dugu Qiubai “Espada del Diablo”.

El Espadachín Ciego necesita dinero, porque quiere volver a su pueblo para contemplar las “flores de melocotón” una vez más, así que Ouyang Feng le subcontrata para que elimine a una banda de ladrones de caballos que asolan el pueblo cercano. Flor de Melocotón es en realidad la mujer a la que el Espadachín Ciego ama, interpretada por Carina Lau, que es además la mujer que causó el conflicto entre él y el desmemoriado Huang Yaoshi. Hay una escena de combate de “uno contra todos” y el Espadachín Ciego resulta muerto por uno de los bandidos. Así que Ouyang Feng recluta al espadachín sin zapatos Hong Qi (Jacky Cheung) para completar la tarea.

La escena en la que Ouyang Feng obliga a Hong Qi a ponerse unos zapatos para aumentar su cotización como asesino es sublime. El tipo lanza una disertación a los lugareños sobre las ventajas de disponer de un asesino de más empaque sin ni siquiera pestañear. La subtrama de Hong Qi se entremezcla con la de la Campesina de la Mula (Charlie Yeung), quien anteriormente había solicitado ayuda a Ouyang Feng para vengar la muerte de su hermano, pero que al no poder pagar más que con una mula y una cesta de huevos se había visto rechazada. Ouyang Feng le había sugerido que se prostituyese para amasar el capital necesario, pero la muchacha se niega en redondo. Al final Hong Qi aceptará el encargo a cambio de un huevo, aunque en la contienda perderá un dedo. La escena conecta directamente con la saga de novelas puesto que en ellas Hong Qi es conocido como el “Divino Mendigo de Nueve Dedos”. 

Espadachín Ciego (Tony Leung Chiu-Wai)

La cuñada de Ouyang Feng, interpretada por Maggie Cheung, se revela como el motivo del exilio del asesino. Ella solía ser su amante, pero se prometió con el hermano de Ouyang Feng para castigar a este por sus continuas escapadas en busca de aventuras marciales. Cada año ella es visitada por Huang Yaoshi, que le trae noticias de Ouyang Feng, pero ella le hace prometer no decirle a Ouyang Feng nada de todo esto. Se revela así el misterio de las visitas anuales Huang Yaoshi, así como el origen de la olla de vino mágico. Las escenas de Maggie Cheung irían cronológicamente antes de las escenas del comienzo de la película.

A este punto podemos observar que tres de los cuatro personajes masculinos principales tienen básicamente la misma historia. Ouyang Feng, Huang Yaoshi y el Espadachín Ciego por causas de su orgullo y las decisiones equivocadas han perdido al amor de sus vidas. El único que actúa de modo diferente es Hong Qi, que actúa de forma desinteresada, y es el único que abandona el desierto acompañado de su mujer. La lectura que Ouyang Feng parece hacer es distinta, puesto que constantemente anuncia las consignas para el día del almanaque, así como la influencia de su horóscopo. Él parece eludir cualquier responsabilidad en el resultado de sus acciones. Si el lugar y la condición de nacimiento nos vienen dados, y los horóscopos son un recordatorio de que no tenemos control sobre los grandes sucesos, parecería que lo único que le queda al hombre es decidir sobre los pequeños detalles.

+ Los valores técnicos son insuperables. La banda sonora, por ejemplo, es una joya.

+ Muy buen elenco de actores a los que además se les ve motivados por tratar de hacerlo bien.

+ Muy fuerte en lo que generalmente flojean las producciones de artes marciales. El trasfondo y las relaciones entre personajes. Lo que sucede dentro de las cabezas de los personajes es mucho más importante que lo que está sucediendo en la escena.

– La cámara lenta en escenas de combate no permite apreciar el seguro buen trabajo de Sammo.

– La estructura en flashbacks produce una notable desorientación.

– No es una película para ver una sola vez. Necesitas más de un visionado y cierta documentación.

Anuncios